Los nadadores colombianos hacen historia en los paralímpicos

jul 25, 2017

De Arnhem 1980 a Rio 2016, un chapuzón dorado.


(Equipo de prensa Coldeportes-Comité Paralímpico Colombiano). Cuando el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le entregó el pabellón nacional a la delegación paralímpica que representó al país en los pasados Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015, al acto celebrado en Casa de Nariño asistió Pedro Mejía, primer medallista del país en las Justas.

 

Su presencia pasó casi inadvertida, menos para el abanderado Carlos Daniel Serrano, que al ser también nadador, le pidió consejos a la leyenda que lograra en Arnhem 1980 oro en 100 metros pecho y bronce en 100 metros espalda. Sus palabras calaron tan hondo en el deportista, que se convertiría en multimedallista en suelo canadiense.

 

Pero el reto estaba en los Paralímpicos. Y en los primeros que disputa el joven atleta santandereano en Río, advierte de entrada que quiere ser el sucesor de Mejía o al menos acompañarlo en las páginas doradas, donde inscribió su nombre este sábado al convertirse en doble medallista como el caleño y con los mismos colores de medalla. Al bronce obtenido el viernes en los 50 metros libre S7, le sumó el primer lugar de este sábado en los 100 metros pecho SB7.

 

Tuvieron que pasar 36 años para que el himno nacional volviera a escucharse en las máximas justas para los atletas con discapacidad. Emoción que el mismo protagonista compartió con su modelo a seguir, ya que como vicepresidente del comité ejecutivo del Comité Paralímpico Colombiano, Pedro fue testigo directo de la gesta de Serrano.

 

“El fruto de cuatro años de entrenamiento y dedicación se recoge acá en Río y es una felicidad que quiero compartir con mis padres, mi entrenador, Coldeportes, el Comité Paralímpico Colombiano y el InderSantander”, destacó Carlos Daniel, que cuenta con apoyo anímico de sobra en los Juegos, al estar acompañado de su madre Sandra Zárate.

 

Serrano celebró tanto su doble triunfo, como la plata obtenida por su amigo Nelson Crispín, quien se subió al segundo peldaño del podio en la prueba de los 50 metros libre S6. “Es un premio al esfuerzo de mi entrenador William Jiménez. Estoy agradecido con Dios y toda la gente que nos apoyó y nos mandó una voz de aliento para dar lo mejor de nosotros”, dijo el también santandereano.

 

Celebraron como hermanos y en familia, ya que ambos tienen la fortuna de contar con la compañía de sus seres queridos en Río. Ya entraron a la historia del deporte colombiano, van por más y Coldeportes se los ha reconocido al incluirlos en el Programa Deportista Apoyado en la categoría Altius.

 

Serrano recibirá igualmente el incentivo como medallista de oro, el cual es de 240 salarios mínimos legales mensuales vigentes, que equivalen a $165.468.960, mientras Crispín con su segunda plaza percibirá 140 smlmv ($96.523.560).

 

En la décima primera participación colombiana en Paralímpicos, la natación de nuevo le da un color dorado a nuestra bandera. Inició el camino del éxito y décadas después lo continúa. ¡Oh gloria insumergible!

Relacionados

Sitio Oficial del Comité Paralímpico Colombiano - CPC Colombia
Calle 63 # 59a-06, Centro de Alto Rendimiento en Altura  |  Tel. (571) 231 9729  |  [email protected]
Todos los derechos reservados ® 2019

Desarrollado por