La piscina es el lienzo en el que María Paula Barrera se dibuja como la sirena de la Para natación colombiana

may 26, 2020


#HistoriasCPC l


Hace 18 años, Pereira vio nacer a María Paula Barrera Zapata, la nadadora paralímpica más destacada de Colombia y una de las mejores de América, pues siendo aún tan joven, ya tiene un importante palmarés que respalda el buen momento deportivo que vive actualmente, lo que la convierte no solo en el presente, sino también en el futuro de una delegación de soñadores.

Desde siempre ha tenido afinidad por la actividad física, de hecho, fueron sus padres quienes le inculcaron esta pasión por el deporte que desde pequeña comenzó a cultivar, “cuando ellos eran jóvenes hacían mucho ejercicio, por eso siempre les gustó que yo me mantuviera activa desde pequeña, pasé por el patinaje y montaba bicicleta, lo último que practiqué fue la natación”, mencionó María al recordar su incursión en el mundo deportivo.

Precisamente, cuando comenzó este proceso nunca se imaginó que iba a llegar al nivel en el que ahora está, “nunca lo pensé, mi recorrido inició compitiendo con convencionales y el sueño paralímpico no me llegó sino hasta completar la mitad de mi vida deportiva, ha sido un proceso rápido, pero al mismo tiempo aún no creo que esté recibiendo tantos reconocimientos”.

Con grandes brazadas y categóricas competiciones, la vida deportiva de María Paula Barrera la ha catapultado al alto nivel, pero lejos de deslumbrarla, esto es una motivación para seguir adelante en la natación, pues por más triunfos que pueda lograr, para ella siempre prevalecerán las vivencias y las personas que pueda llegar a conocer en este camino.

Una de sus mejores experiencias fue Lima 2019, a la que ella se refiere como, “algo que ninguno de nosotros esperaba, fue muy emotiva, de hecho no soy una persona que sepa expresar mucho sus emociones, pero siempre voy a recordar cuando gané la primera medalla de oro y estaba en el podio, ahí vi a mis papás y a mi entrenador al borde de las lágrimas y súper emocionados, esto fue algo que me conmovió muchísimo y al final de la premiación terminé llorando con ellos”, recordó la nadadora.

Los Parapanamericanos de Lima quedarán por siempre en el recuerdo de la delegación y de los colombianos, en este certamen María Paula fue una de las multimedallistas con 4 oros y 1 plata.

Estar en un podio, en el primer lugar y escuchando el himno nacional para ella es una sensación dividida pues, “es emotiva pero también es algo relajante, estar ahí te da seguridad y tranquilidad porque es el resultado de todo el trabajo que estuve desarrollando previo a esa competencia”.

En un 2019 con grandes emociones, el destino le tendría a la nadadora una emoción aún más grande, pues participaría en Londres en su primer certamen Mundial y con 18 años, María recogió en la piscina el fruto de todo un proceso lleno de amor y pasión, pues se midió ante las mejores del mundo en su categoría y no desentonó, al contrario, quedó entre las 10 primeras de la competencia y consiguió diplomas mundiales por su participación.

“El mundial fue una experiencia única y, además, fue una sorpresa, porque conseguimos el cupo para el mundial pocos meses antes, cuando llegué allá y me encontré con las mejores del mundo, no las vi como si estuvieran por encima de mí, sino que por fin pude ver a otras deportistas de altísimo nivel como rivales, eso es algo que no había podido hacer”.

Para Tokio la meta está clara y ella quiere llegar al máximo sueño, pues como ella dice, es una competencia que lleva “4 años pensando y trabajando para llegar, así que lo tengo que cumplir”.

Para conocer a María Paula Barrera, es importante mencionar a su familia, ya que es un pilar fundamental en su vida, “mi familia desde el principio me ha apoyado, el solo hecho de ir a entrenar era algo que los emocionaba mucho, no importa a donde vaya, yo sé que ellos van a estar presentes físicamente o haciendo todo lo posible para que yo pueda sentir su apoyo”.

Además de la natación, hay algo que hace que María Paula se siente ella, libre, feliz y apasionada: el arte, “me gusta mucho pintar, dibujar y aprender todo sobre ese tema, si no fuera por el deporte yo creo que hubiera tomado un rumbo totalmente diferente en mi vida, me hubiera ido por la parte cultural y artística”.

Para cerrar y con la contundencia que la caracteriza, tiene un mensaje para aquellas personas que se dejan llevar por las dificultades, “las limitaciones existen, siempre van a haber razones que nos impidan hacer ciertas cosas, pero eso no significa que no podamos seguir adelante, que podamos ser imPARAbles, porque podemos tener límites, pero no deben ser excusa para poder buscar alternativas”, cerró la Para nadadora.

Sin duda alguna María Paula Barrera es una deportista con un presente brillante y un futuro prometedor, sin olvidar de donde viene y sabiendo que pudiera estar haciendo cualquier otra cosa en la vida, pero que la pasión por el deporte, conocer nuevas personas, países, culturas y experiencias es la motivación más grande que puede tener un deportista más allá de los triunfos, porque estos últimos son, “trabajados, preparados y entrenados, las experiencias ganadas por cada viaje y enseñanzas de las personas, no”.

Relacionados

Sitio Oficial del Comité Paralímpico Colombiano - CPC Colombia
Calle 63 # 59a-06, Centro de Alto Rendimiento en Altura  |  Tel. (571) 231 9729  |  [email protected]
Todos los derechos reservados ® 2019

Desarrollado por